¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta al Sistema Nervioso Central (SNC). Se caracteriza por una desmielinización de varias zonas del cerebro y/o médula espinal, lo cual provoca que crezcan placas de desmielinización y, en consecuencia, la aparición episódica de síntomas muy variados.

Es importante destacar que la esclerosis múltiple no es una enfermedad contagiosa ni mortal. La vida no se acorta a causa de esta enfermedad, pero sí se ve afectada la calidad de la vida de las personas con dicha enfermedad.

La esclerosis múltiple suele aparecer a edades tempranas (entre los 20 y 45 años) y afecta más a mujeres que a hombres (2.6:1).

¿Sabemos cuáles son sus causas?

Actualmente, no se conoce la etiología ni la patogenia de la enfermedad.

El pronóstico de los enfermos de esclerosis múltiple es incierto, ya que hay diferentes tipos y, por tanto, presenta cursos muy diferentes.

Los síntomas de la Esclerosis Múltiple

No existe una sintomatología común en todos los pacientes que sufren esclerosis múltiple. Dado que esta enfermedad afecta a distintas áreas del SNC, los síntomas varían de unos pacientes a otros.

En general, los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Fatiga: es una de las quejas más recurrentes entre los pacientes de esclerosis múltiple porque les suele afectar a su vida diaria. Los afectados lo consideran como uno de los síntomas más limitantes.
  • Trastornos visuales: tales como visión borrosa o doble, y neuritis óptica.
  • Problemas de equilibrio y de coordinación: lo que provoca dificultad e inestabilidad al caminar.
  • Espasticidad: contracciones involuntarias y rigidez en el cuerpo.
  • Alteraciones en la sensibilidad: los pacientes suelen describir sensaciones de cosquilleo, entumecimiento o sensación en zonas corporales, dolor muscular y mayor sensibilidad al calor.
  • Trastornos del habla.
  • Problemas de vejiga e intestinales.
  • Problemas cognitivos y emocionales.

 Perfil Neurocognitivo

Las funciones neurocognitivas que con mayor frecuencia aparecen alteradas son las siguientes:

  • Razonamiento: es una de las capacidades que se ven alteradas en la esclerosis múltiple. Así, es frecuente un razonamiento pobre que puede ocasionar dificultades en la planificación e iniciación de acciones en diferentes escalas temporales. Esto se manifiesta en la menor adherencia al tratamiento inmediato o en hacer planes de futuro.
  • Lenguaje: esta capacidad solo se ve afectada en los casos más graves, pero está influida por la velocidad de procesamiento, lo que origina un lenguaje más enlentecido o cambios en el ritmo del habla.
  • Memoria: los últimos estudios no llegan a un acuerdo sobre qué es lo que realmente está afectado en el caso de esta enfermedad. Sin embargo, existe una mayor evidencia acerca de que es la memoria a largo plazo y la memoria de trabajo las que más alteradas se encuentran.
  • Capacidad visoespacial: los problemas en la visión pueden ocasionar alteraciones en esta función. Como consecuencia, esta circunstancia puede inducir a dificultades en la conducción, y también en el recuerdo de caras de personas.

Perfil Emocional

Cuando a una persona le diagnostican esclerosis múltiple son varios los aspectos que le pueden llevar a sentir frustración, tristeza, desmotivación y sentimientos de miedo e incertidumbre acerca del futuro.

Las últimas investigaciones realizadas han demostrado que los síntomas depresivos, la ansiedad, la fatiga, la baja autoestima y las distorsiones cognitivas son los síntomas ocultos que con mayor frecuencia suelen aparecer en estos pacientes.

Los últimos datos epidemiológicos muestran que la prevalencia de la depresión es del 50% en personas afectadas de esclerosis múltiple frente al 15% de la población en general. Del mismo modo, la prevalencia de ansiedad es del 25%.

Como hemos mencionado, anteriormente, en la mayoría de los pacientes se ve afectada su autoestima. Ello se debe a los múltiples problemas que surgen en la esfera motora, lo que hace que los pacientes se sientan más limitados para realizar sus actividades cotidianas.

En este sentido, es primordial hacer una detección precoz de todos los síntomas cognitivos y emocionales para poder ayudar a la persona y a los familiares más cercanos.

El tratamiento psicológico ¿A qué podemos dar respuesta?

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que afecta a diversas dimensiones de la vida de la persona. Por ello, el tratamiento ha de ser multidisciplinar (tratamiento farmacológico, tratamiento psicológico y neuropsicológico, tratamiento fisioterapéutico, yoga, etc.)

Las intervenciones psicológicas basadas en las técnicas cognitivo-conductuales son las más aceptadas y las que tienen un mayor aval empírico. Sin embargo, una de las limitaciones que tienen las técnicas cognitivo-conductuales es el hecho de que sus resultados no se mantienen en el tiempo.

Frente a esta limitación, ha surgido la terapia basada en Mindfulness. La última revisión sistemática llevada a cabo por Muñoz San José, A., y cols. (2016) muestran resultados muy beneficiosos para mejorar la calidad de vida de los pacientes de esclerosis múltiple. Las investigaciones realizadas han mostrado que el intento continuo por controlar, evitar o suprimir los pensamientos y emociones solo provoca que éstos aumenten su frecuencia y su intensidad. Con la práctica continuada de mindfulness se consigue abandonar la actitud de lucha infructuosa mediante la observación y defusión de los pensamientos y emociones, cambiando el modo de relacionarse con ellos.

Al hilo de lo anterior, diferentes estudios han demostrado que la práctica de mindfulness mejora los síntomas de ansiedad y depresión, y aumenta bienestar de las personas con esclerosis múltiples.

Por otro lado, el deporte y la fisioterapia son medios muy beneficiosos en el curso de la enfermedad. El ejercicio físico favorece el tono muscular, la liberación de la tensión y la relajación.

Otra de las técnicas que cuentan con mayor evidencia científica es la relajación muscular. A través de esta técnica se enseña a la persona a manejar de manera más positiva las respuestas fisiológicas que acompañan a la depresión y a la ansiedad.

En resumen, la esclerosis múltiple es una enfermedad que cambia la vida del propio paciente y de sus más allegados. Por ello, es muy importante hacer una detección precoz para así poder aprender más sobre ella y adquirir herramientas para manejar mejor la enfermedad. De este modo, podemos conseguir un mayor bienestar para el paciente y su entorno.

 

7. Bibliografía

Muñoz, A. M., y Velasco, P. E. B. (2016). LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE. In Enfermería en neurorrehabilitación: empoderando el autocuidado (pp. 151-160). Elsevier.

San José, A. M., Oreja-Guevara, C., Lorenzo, S. C., Notario, L. C., Vega, B. R., y Pérez, C. B. (2016). Intervenciones psicoterapéuticas y psicosociales para el manejo del estrés en esclerosis múltiple: aportación de intervenciones basadas en mindfulness. Neurología31 (2), 113-120.

Estrada, M., Fernández-Martínez, E., Darkistade, J. E. B., Liébana-Presa, C., y Molina, A. J. (2018). Perspectiva de género en el deterioro cognitivo en pacientes con esclerosis múltiple= A gender perspective in the cognitive impairment of multiple sclerosis patients. Cuestiones de género: de la igualdad y la diferencia, (13), 389-401.

BARILLAS, E. R. E., y GUATEMALA, S. D. MAYRA GUTIÉRREZ. https://www.ugr.es/~setchift/docs/mariangeles/numero3.pdf

Dos Santos, E., Marchant, E. S., Ñíguez, M. A. O., Oliver, A. (2019) Contribuciones de la musicoterapia en la inclusión social de mujeres con esclerosis múltiples. In: Acta del 1 Congreso de Humanización de la Asistencia Sanitária 1CHAS, p.20. Valencia, España.

Mesa Walwyn, I. J., y Bravo Acosta, T. (2018). Influencia del tratamiento neurorrehabilitador en la calidad de vida de pacientes con esclerosis múltiple. Revista Cubana de Medicina Física y Rehabilitación10(2), 1-13.

Osorio-Marcatinco, V., Castro-Suarez, S., y Meza-Vega, M. (2018). Características del estado cognitivo de pacientes con esclerosis múltiple remitente-recurrente durante el brote en el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas 2014-2016. Revista de Neuro-Psiquiatría81 (2), 58-64.

 

 

 

Alba M.ª García Rasero

Neuropsicóloga Clínica

N.º Colegiada: M-32464