Las vacaciones de verano suponen la época del año más esperada por los niños. Para ellos es la recompensa de haber estado durante nueve meses trabajando y estudiando. Consecuentemente, esta época estival que acabamos de comenzar se convierte en sinónimo de libertad, diversión y fractura con los horarios de invierno. No obstante, es habitual que en los niños aparezcan también sentimientos de aburrimiento y momentos de irritación, ya que deben ocupar muchas horas que anteriormente habían sido resueltas con tareas escolares.
Los padres, por su lado, tienen que compaginar el tiempo libre de sus hijos con su horario laboral y, en muchas ocasiones, no saben cómo gestionar todos esos sentimientos de aburrimiento, frustración, irritación y tiempo libre para que sea una época agradable y de descanso para toda la familia.
Si embargo, el verano también puede ser una época de aprendizaje para todos. Por ello, queremos mostraros algunas recomendaciones para que este periodo estival se convierta en sinónimo de descanso y diversión para toda la familia.

Realizar ejercicio físico.

Mediante el deporte ayudamos a los niños a canalizar toda su energía, les ofrecemos una oportunidad de aprendizaje y cumplimiento de normas favoreciendo, así, su crecimiento en habilidades sociales, creatividad y autonomía. Otra de las ventajas del ejercicio físico es sacar a los niños de una conducta sedentaria previniendo, así, la obesidad infantil.

Juego libre y tiempo en familia.

Es fundamental, para el desarrollo emocional de los niños, que en el tiempo libre se realicen diferentes actividades como las salidas al campo, la piscina, montar en bicicleta o, simplemente, jugar en familia a juegos de mesa.
El juego libre resulta muy útil para que los niños desarrollen el juego autónomo porque ayuda a aumentar su capacidad de creatividad, autonomía y capacidad de autorregulación. Al contrario de lo que pueda parecer, cuando estructuramos en exceso el tiempo libre de nuestros niños y niñas, no les dejamos que se aburran y, por lo tanto, no les enseñamos a que se diviertan por sí mismos.
Los beneficios del juego en familia son innumerables, favoreciendo una mayor unión entre los miembros y proporcionando momentos, que pueden llegar a ser inolvidables.

Viajar o ir de campamentos.

Mediante este tipo de actividades estamos ampliando el círculo social de los niños y desarrollando su inteligencia emocional. De igual modo, pueden adquirir nuevas experiencias que le harán madurar cognitivamente y tener otra visión ante la vida.

Participar en las tareas del hogar.

Durante esta época estival, todos en la familia tenemos más tiempo, por lo que resulta importante que se le involucre a los más pequeños y, no tan pequeños, en algunas tareas de la casa que no pueden llevar a cabo en otras épocas del año. Desde estas tareas fomentamos su autonomía, su autodisciplina y el autocuidado.
Algunas de esas tareas pueden ser: poner la mesa, quitar la mesa, colocar y limpiar el polvo de algunas estancias de la casa, etc.

Reforzar contenidos académicos.

Tan importante como pasarlo bien, es repasar y/o reforzar, en verano, lo aprendido en el curso. No obstante, esto no significa que tengan que ser actividades tediosas o aburridas. Se pueden realizar diferentes actividades estimulantes para los niños y aprovechar salidas a museos, viajes o excursiones para ampliar el conocimiento de toda la familia.
Pero, sobre todo, es muy importante no olvidarse en estas vacaciones de un buen libro. Los beneficios de la lectura, para pequeños y mayores, son innumerables, como por ejemplo: estimular nuestro cerebro, aumentar nuestro conocimiento, obtener mayor riqueza de vocabulario, mejorar la expresión oral y escrita, y desarrollar la imaginación y la creatividad.

Establecer nuevas rutinas.

Durante el curso, la vida de toda la familia ha estado marcada por los horarios del trabajo y de la escuela. Sin embargo, cuando llega el verano todo esto se esfuma y el equilibrio que se ha mantenido hasta ahora se evapora. Por ello, es importante mantener una rutina básica durante esta época del año.

Mantener una rutina de sueño.

Se recomienda dormir aquellas horas que nos permitan estar al día siguiente activos y poder, así, disfrutar de cada una de las actividades que hagamos en los días de vacaciones. No hay que mantener un horario fijo todos los días, pero en la medida de lo posible hay que procurar mantener una rutina.

Cuidar la alimentación y conservar los horarios de comida.

El verano puede ser una época para enriquecer nuestra dieta con frutas y verduras que nos ayudarán a mantener una alimentación equilibrada. Puede ser un momento para iniciar a los más pequeños en la tarea del cocinado.

Planificar un tiempo de deporte todos los días.

Como hemos mencionado en una recomendación anterior, es importante mantenerse activos físicamente durante el verano y evitar el sedentarismo.

Establecer un tiempo de rutina con las pantallas electrónicas.

Se recomienda que el tiempo que estén los niños delante de una pantalla no sea superior al de una hora al día. No obstante, se puede negociar un poco más de tiempo en caso de niños mayores. Es recomendable que se fije y firme un acuerdo, entre los padres e hijos, del tiempo que se le va a permitir acceder a los dispositivos móviles cuando comience el verano, evitando así posibles conflictos.

Podemos concluir que el verano puede ser una oportunidad para redefinir todas nuestras rutinas, un reto y un aprendizaje para toda la familia.

 

Bibliografía

Europa Press. (12 de 07 de 2014). ABC Sociedad . Obtenido de ¿Qué hacer con los niños en verano? : https://www.abc.es/sociedad/20140712/abci-padres-ninos-verano-deberes-201407121018.html
Navarra.com. (24 de 06 de 2019). Navarra.com. Obtenido de ¿Qué hacer con los niños en verano? Una psicóloga navarra da las claves: “No es malo que se aburran”: https://navarra.elespanol.com/articulo/sociedad/recomendaciones-padres-ninos-vacaciones-escolares-colegio-psicologia-navarra/20180619141952199285.html
Soria, B. D. (06 de 2019). Julia Pascual. Obtenido de Qué hacer con los niños en verano: http://www.juliapascual.com/ninos-en-verano/
Ugalde, I. (18 de 07 de 2016). El correo. Obtenido de ¿Qué hacer con los niños en el verano? : https://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/educacion/201607/18/hacer-ninos-verano-20160718131335.html

 

 

Alba Mª García Rasero
Psicóloga sanitaria
Col. Nº M-32464