¿Quiénes somos?

CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA es un centro que se forma tras años de experiencia en el ámbito de la piscología clínica. Uno de sus fundadores, el psicólogo clínico Manuel Oliva Real, con más de veintisiete años en la profesión, creó este proyecto con la idea de dar cobertura a un amplio espectro de demandas en el ámbito de la psicología clínica.

Con un propio equipo de profesionales cualificados y en continua formación, CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA, quiere acercarle toda la cobertura que abarca como centro especializado.

EQUIPO

El equipo de CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA está formado por psicólogos, logopedas, psiquiatra y, de forma interdisciplinar, colabora con neurólogos, médicos internistas y pediatras.

Desde nuestro centro, entendemos que la mejor forma de atender a la persona es desde el trabajo multidisciplinar.

NUESTRA FILOSOFÍA

Desde CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA brindamos a los pacientes un apoyo desde una perspectiva integral, teniendo en cuenta a la persona, sus valores y su contexto sociocultural. Por ello, queremos dar a los pacientes el mejor servicio personalizado desde un ambiente cálido, humano y profesional.

METODOLOGÍA

En CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA trabajamos desde una perspectiva cognitivo – conductual y desde las terapias de tercera generación, ya que, desde nuestro centro queremos ofrecer a nuestros pacientes aquellas terapias más innovadoras y con mayor apoyo científico.

Por ello, desde CENTER PSICOLOGÍA CLÍNICA queremos ofrecer un proceso terapéutico adaptado a cada uno de nuestros pacientes, que conlleva lo siguiente:

  • Acogida en nuestro centro.

  • Evaluación y establecimiento de un diagnóstico clínico (cognitivo, conductual y emocional) mediante pruebas estandarizadas.

  • Puesta en común de los objetivos a lograr.

  • Tratamiento Psicoterapéutico.

  • Orientación a familiares.

  • Seguimiento de los objetivos planteados

  • Finalización del proceso terapéutico.

Unidades Especializadas

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) está englobado dentro de los trastornos obsesivo-compulsivos y trastornos relacionados en el DSM-V. Los pacientes suelen presentar pensamientos repetidos y angustiantes denominados obsesiones. Podríamos definir las obsesiones como pensamientos, imágenes o impulsos repetitivos y persistentes asociados a una ansiedad significativa y que se experimentan como invasivos, ilógicos y estresantes. Con el fin de intentar controlar estas obsesiones, las personas con TOC sienten una necesidad imperiosa de realizar rituales o comportamiento, llamados compulsiones, como, por ejemplo: comprobaciones, lavado de manos y actos mentales (p.ej., contar, rezar).

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) puede llegar a ser altamente incapacitante para la persona y para las personas más cercanas.

En esta unidad llevamos a cabo una valoración emocional, cognitivo y conductual mediante una entrevista clínica con el paciente y con un familiar cercano, aplicando, asimismo, diferentes cuestionarios autoinformados y estandarizados.

Posteriormente procedemos a la intervención interdisciplinar con aquellas terapias más innovadoras y con un mayor aval científico. Desde esta unidad especializada abordamos todos los síntomas del TOC mediante las terapias de tercera generación y cognitivo-conductuales.

NEUROPSICOLOGÍA

La Neuropsicología Clínica es una disciplina dentro de las neurociencias que se encarga de la evaluación, el diagnóstico y la intervención sobre las alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales que aparecen como resultado de una afectación funcional o estructural del cerebro.

En primer lugar, realizamos una valoración neurocognitiva que consiste en un procedimiento en que se estudian los diferentes dominios cognitivos, como son: la atención, memoria, lenguaje, praxias, gnosias y funciones ejecutivas, además de una valoración emocional y conductual. Para ello, utilizamos diferentes instrumentos estandarizados entre los que se incluye una entrevista clínica, la observación conductual, diferentes test cognitivos y cuestionarios para obtener información tanto del paciente como de un familiar o informador fiable.

Por su parte, la intervención neuropsicológica está destinada a optimizar el rendimiento cognitivo general del paciente y su calidad de vida, así como el de sus familiares más cercanos.

Se realizan valoraciones neuropsicológicas a adultos y niños, desarrollándose este servicio ante un planteamiento de evaluación e intervención totalmente personalizado y, por tanto, trabajándose de manera individual con cada persona.

Este servicio está dirigido a las siguientes poblaciones:

-. Evaluación e intervención neuropsicológica a pacientes infanto-juveniles con las siguientes patologías:

  • Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad/TDAH
  • Dificultad en la adquisición de la lectura y escritura (Dislexia o Trastornos de la lectura y escritura)
  • Dificultad para adquirir los principios del cálculo (Discalculia) y otros trastornos relacionados con el aprendizaje motor.
  • Trastornos del neurodesarrollo (Trastornos del espectro autista, trastorno del desarrollo no especificado).

  • Problemas en la motricidad, en las relaciones espaciales y visuales, así como también dificultades para adaptarse a situaciones nuevas y lograr una interacción social adecuada del niño (Trastorno del aprendizaje no verbal)

  • Síndrome de Tourette

  • Epilepsia

  • Alteraciones cognitivas en enfermedades del sistema nervioso central (Esclerosis lateral amiotrófica, espina bífida, parálisis cerebral)

-. Evaluación e intervención neuropsicológica en pacientes adultos:

  • Trastorno neurocognitivo mayor debido a la enfermedad de Alzheimer.

  • Trastorno neurocognitivo frontotemporal mayor.

  • Trastorno neurocognitivo mayor con cuerpos de Lewy.

  • Trastorno neurocognitivo mayor debido a la enfermedad de Parkinson

  • Quejas subjetivas de pérdida de memoria

  • Deterioro cognitivo leve

  • Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) en adultos

  • Epilepsia

  • Deterioro cognitivo asociado a trastornos psiquiátricos: esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de la conducta alimentaria

  • Daño cerebral sobrevenido: traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, encefalitis, tumores cerebrales, etc.

Dentro de este servicio tenemos un servicio más especializado en TDAH, Síndrome de Tourette, demencias y daño cerebral sobrevenido. La intervención en estos trastornos debe ser individualizada y diseñada por un neuropsicólogo para que el tratamiento sea efectivo y muestre mejoría a corto, medio y largo plazo.

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) se caracterizan por un comportamiento patológico ante la ingesta alimentaria y una obsesión por el control del peso. Son trastornos de origen multifactorial, es decir, en su origen intervienen causas biológicas, psicológicas, familiares y socioculturales. En primer lugar, realizamos una evaluación y diagnóstico que se realiza a través de una entrevista clínica, cuestionarios autoinformados para la comprobación del cumplimiento de los criterios diagnósticos del manual DSM-V, obteniendo el índice de masa muscular (IMC), así como diferentes cuestionarios estandarizados para evaluar la conducta alimenticia del paciente, además de una valoración emocional. Por otro lado, se obtendrá información a través de sus familiares más cercanos o de un informante fiable.

Una vez realizada la evaluación y el diagnóstico, se procede a un tratamiento interdisciplinar (psicofarmacológicas, psicológica y terapia familiar).

El objetivo prioritario de la intervención es recuperar un estado de salud integral que permita reducir o eliminar los riesgos médicos y psicosociales de los TCA, y para ello, se trabajan aquellos aspectos cognitivos, conductuales y familiares que elicitan y/o mantienen los hábitos inadecuados o poco saludables según se recoge en la literatura.

Entre los diferentes TCA se pueden clasificar en los siguientes:

  • Anorexia Nerviosa: se trata de un trastorno del comportamiento alimentarioq ue se caracteriza por un rechazo a mantener un determinado peso en función del género y edad del paciente y se manifiesta, principalmente, por la restricción en la ingesta alimentaria.

  • Bulimia Nerviosa: es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por episodios de atracones, en los que se ingiere una gran cantidad de alimentos en poco tiempo. Posteriormente, estas personas suelen compensar sus efectos con vómitos autoinducidos y/o otras maniobras de purga o aumento de la actividad física.

  • Trastorno por atracón: se caracteriza por la presencia de atracones de forma recurrente pero la persona no realiza conductas compensatorias. Así mismo, estas personas suelen tener asociado síntomas depresivos.

ASESORAMIENTO FAMILIAR

Podemos definir a la familia como el primer contexto socializador por excelencia, el primer entorno natural en donde los miembros que la forman evolucionan y se desarrollan a nivel afectivo, físico, intelectual y social, según modelos vivenciados e interiorizados. Sin embargo, esto no resulta ser una tarea sencilla y ésta plantea muchos y nuevos retos.

Por ello, desde esta unidad ofrecemos a las familias una herramienta de asesoramiento ante:

  • Divorcios y separaciones.

  • Informes para juicios.

  • Mediación familiar.

  • Crisis familiares.

  • Psicoeducación.

  • Entrenamiento para padres.

PSICOONCOLOGÍA

Según la definición aportada por la OMS (2017), cáncer es un “término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo, caracterizándose por su rápida extensión por el organismo del paciente”. En el momento del diagnóstico del cáncer el paciente pasa por innumerables situaciones nuevas, llenas de incertidumbre, que suponen un alto nivel de estrés por las preocupaciones, temores y el dolor asociados.

El proceso de tratamiento de cáncer es complejo y habitualmente se asocia con complicaciones que influyen a nivel físico, psicológico y social tanto en las familias como en los propios pacientes.

Desde esta unidad se postulan una serie de procesos psicológicos básicos que favorecen la adaptación de los pacientes de cáncer y familiares:

  • La expresión emocional:de esta manera se facilita el cambio desde el afrontamiento centrado en la emoción.

  • El apoyo social.

  • Afrontamiento al hecho de la muerte.

  • Organizar prioridades.

FATIGA CRÓNICA-FIBROMIALGIA-DOLOR CRÓNICO- SÍNDROME DE SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE

 

La Fibromialgia (FMS) es una enfermedad grave y de larga duración que afecta a muchos sistemas del cuerpo. Es cada vez una patología más frecuente y que deteriora gravemente la calidad de vida de los pacientes. Esta enfermedad tiene asociado cansancio, dolor generalizado, así como, síntomas depresivos, ansiedad y trastornos del sueño. Además, muchos de estos pacientes informan tener algunas alteraciones cognitivas como olvidos, dificultades de concentración o lentitud mental.

Por su parte, el Síndrome de Fatiga Crónica se trata de una enfermedad a largo plazo que afecta a muchos sistemas del cuerpo y que provoca un cansancio que no desaparece después del descanso y persiste un largo tiempo.

EL Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple es conocido también como intolerancia ambiental idiopática y se trata de un síndrome crónico de etiología y patogenia desconocida, por el que el paciente experimenta una gran variedad de síntomas recurrentes, que implican a varios órganos y sistemas, relacionados con la exposición a diversas sustancias en muy bajas dosis tales como a productos químicos.

El dolor crónico es uno de los problemas médicos que genera más número de consultas y más limitación funcional en las personas que lo padecen. Por lo tanto, el dolor crónico se asocia además con un importante sufrimiento emocional, para la persona que lo padece y para sus allegados.

Habitualmente, tanto la fibromialgia, como la fatiga crónica, el síndrome de sensibilidad química múltiple y el dolor crónico se presenta de manera comórbida en los pacientes.

En nuestra experiencia clínica las estrategias terapéuticas que se van a poner en marcha, parte de una evaluación exhaustiva e individualizada del perfil cognitivo, emocional y conductual del paciente. Así mismo, la intervención terapéutica se basa en lo siguiente:

  • Establecer un plan terapéutico.

  • Fase de psicoeducación.

  • Fase de promover la aceptación activa.

  • Ejercicio para trabajar con la conexión mente-cuerpo.

  • Ayudar a construir el significado del dolor.

  • Animar a realizar ejercicio físico

  • Trabajo con las familias.