Mindfulness

Empecemos con algunas preguntas a modo de reflexión:

¿Realmente llevamos la vida que queremos llevar?

¿Somos capaces de vivir centrados en el momento presente? O por el contrario, ¿estamos viajando constantemente al pasado y al futuro?

¿Tratamos de escapar constantemente de aquello que nos hace sufrir y perdemos la oportunidad de disfrutar de aquello que tenemos en el día a día?

En muchas ocasiones, consideramos a nuestros pensamientos una realidad absoluta, sin darnos cuenta de que son un simple producto mental. Anticipamos todo lo que nos puede ocurrir, que sin duda puede ocurrir, pero también puede no ocurrir. Sin embargo, muchas veces nos sentimos presos de esos pensamientos y condicionamos nuestro comportamiento, lo cual nos lleva a experimentar emociones incómodas.  Y lo que es peor, dejamos de estar en el presente, en lo que realmente tenemos. Desde ahí, podemos llegar a olvidar nuestros valores, metas y objetivos, y entramos en una pelea absurda con aquello que nos hace sufrir.

El sufrimiento es inherente a la vida y tratar de suprimirlo no tiene sentido, ya que entramos en el círculo vicioso de SUFRIR POR NO SUFRIR. Tampoco tendría sentido caer en la resignación o en una esperanza pasiva. Lo que puede ser útil es aprender a convivir con aquello que nos genera malestar desde la aceptación y desde un compromiso por cambiar aspectos de nuestra vida en coherencia con nuestros principios.

En los últimos años han surgido las llamadas terapias de “tercera generación”. Dentro de esas técnicas se encuentra la Terapia con Base en Mindfulness (BMT) (Segal, Williams y Teasdale, 2002). La función de esta terapia es estar consciente en el momento presente, dándose cuenta en cada instante de lo que está sucediendo en su cuerpo y en su mente, aceptando las experiencias que se van presentando tal y como éstas son.

En CENTER Psicología Clínica ofrecemos un espacio dirigido a estas técnicas y, en concreto, en el mindfulness de manera individual y grupal.

El verdadero viaje del aprendizaje consiste no en buscar nuevos paisajes sino en mirar con nuevos ojos. Marcel Proust.